La inflación de mayo fue de 3,1%, con un acumulado de 57,3% en los últimos 12 meses

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Argentina avanzó un 3,1% en mayo, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). De esta forma, en el quinto mes del año se logró una moderada desaceleración de los precios, luego de registrar un incremento de 3,4% el mes previo y un 4,7% en marzo.

Especialistas coincidieron en que esta desaceleración se dio por una conjunción de factores, como la estabilidad del tipo de cambio y la decisión de posponer aumentos de tarifas de servicios públicos y de los combustibles.

El ente estadístico precisó que “en mayo de 2019, leche, productos lácteos y huevos registraron la mayor alza entre alimentos y bebidas no alcohólicas en todas las regiones, excepto en el Gran Buenos Aires, donde aceites, grasas y manteca presentaron un aumento superior“. La inflación en alimentos en un año alcanza un 64,9 por ciento.

 

Los rubros que mostraron mayores avances en mayo en la comparación intermensual fueron Salud (+5,1%); Vivienda, agua, electricidad, gas (+4%); y Transporte (+3,5%).

En Alimentos y en indumentaria -dos rubros sensibles para el consumo- las subas resultaron de 2,4% y 3,4% respectivamente.

 

“La principal explicación de la desaceleración inflacionaria reside en la calma del mercado cambiario”, afirmó la consultora Ecolatina, y añadió que “apagado el motor del dólar, las presiones se atenuaron sensiblemente (…) y pasado ya el grueso del aumento de tarifas, la suba de precios aminorará su marcha”.

Vale recordar que el dólar mayorista, que determina en buena medida la evolución de los precios de productos con componente importado y aquellos transables, cayó 1,3% en mayo de 45,36 a 44,76 pesos. En tanto, en el primer cuatrimestre del año el dólar había acumulado una suba de 20,3%, con una inflación de 15,6% en el mismo período.

En todo 2018 el tipo de cambio experimentó un incremento de 102%, lo que significa una devaluación del peso de 50,5% respecto del dólar. El año pasado el IPC subió un 47,6 por ciento.

Donde sí hubo una aceleración fue en la inflación anual. El acumulado de doce meses alcanzó en mayo último un 57,3%, la tasa más alta del gobierno de Macri y la mayor desde enero de 1992. Esto se debió a que el registro del INDEC de mayo de 2018 había sido de un 2,1%, inferior al presente.

“La apuesta del Gobierno es a frenar la inercia inflacionaria y cerrar el año por debajo del 40% (…) para lo cual la inflación mensual debería acercarse en los siete meses restantes en torno al 2%”, explicó Juan Paolicchi, de la consultora EcoGo.

– Las consultoras prevén que la inflación de junio se ubicará más cerca de 2,5 por ciento

Conocido el dato de inflación de mayo (3,1%), las consultoras ya prevén que a partir de junio la inflación se continúe su desaceleración y se ubique más cerca del 2,5% que del 3%. Con todo, la moderación en el índice dependerá de la continuidad de la estabilidad cambiaria.

“Esperamos que la inflación mensual siga desacelerándose en junio, tal como viene pasando los últimos dos meses, y se ubique cómodamente por debajo del 3%. Aunque hay diversos factores que seguirán manteniendo el dato mensual por encima del 2,5%. Entre ellos, la inercia inflacionaria, los aumentos de precios regulados que ya estaban en agenda antes del congelamiento de incrementos y la suba de un precio relevante en la economía como es el de las naftas”, explicó Lorena Giorgio, economista senior de Econviews.

< Tel. 3755 523242>
Compartir

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *