Bolsonaro en la Argentina

El Presidente argentino, Mauricio Macri, recibió a su par brasileño, Jair Bolsonaro, quien llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri en las elecciones.

“No queremos nuevas Venezuelas en la región”. Con esa frase bajo el brazo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a la Argentina para hacer campaña por la reelección de Mauricio Macri. Muy lejos de la máxima de la diplomacia internacional que llama a los jefes de Estado a no inmiscuirse en asuntos de política interna de otros países, el mandatario brasileño hizo un enfático y curioso pedido para las elecciones nacionales: “Dios ilumine al pueblo argentino en las próximas elecciones para que voten con la razón y no con la emoción”. Aunque no lo especificó, para él esto implicaría no acompañar las propuestas opositoras y sí, el proyecto de Cambiemos financiado por el Fondo Monetario Internacional

Luego de visitar Estados Unidos, Israel y Chile, entre otros países, finalmente Bolsonaro realizó una visita oficial a la Argentina. El encuentro entre los mandatarios se produjo en un momento en que ambos están muy debilitados políticamente, el primero a seis meses de asumir, el segundo a seis meses de terminar su mandato. Acompañado por una extensa comitiva –que incluyó a su esposa Michelle y su hijo, Eduardo– y con una agenda sumamente ajustada, de tan sólo 24 horas.

Antes de dar su primera declaración conjunta en el Salón Blanco de la Casa Rosada, ambos mantuvieron una reunión bilateral, en la que, según informó oficialmente la cancillería, “reafirmaron los vínculos de amistad y cooperación que unen a ambos países y abordaron temas de agenda bilateral, regional e internacional”.

En la Plaza de Mayo, movimientos sociales  gritaban “tu odio no es bienvenido”, en repudio a la visita del mandatario del vecino país, por sus conocidas  posiciones racistas, homofóbicas y ultraliberales.

Con la campaña electoral argentina ya en marcha, ambos presidentes hicieron esfuerzos por mostrar buenas noticias en medio de sus respectivas crisis económicas. Hubo elogiosas palabras del mandatario brasileño hacia Macri, por sus negociaciones para lograr un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

Leales a la posición trazada por el gobierno de Estados Unidos, ambos se refirieron al conflicto venezolano y criticaron al presidente Nicolás Maduro. Macri eligió abordar el tema haciendo alusión al compromiso con la “defensa de los derechos humanos” y la democracia que llevan adelante tanto Argentina como Brasil. No fueron los mismos términos que utilizó Bolsonaro, fuertemente criticado por los retrocesos en materia de derechos humanos en su país. Sin embargo, eso no impidió que compartieran la crítica de fondo al gobierno de Maduro. “Seguiremos haciendo todo lo posible, desde acá, para ayudar a que se reestablezca la democracia en Venezuela”, dijo.

Bolsonaro se despidió con una frase propia de su fervor ultrareligioso “Siempre les digo: ‘nosotros combatimos la corrupción’, sí. Pero algo mucho, mucho más importante para combatir es el tema ideológico. Eso no puede volver a ningún país de América del Sur. Así como le debo mi vida a Dios, también debemos a Dios esta libertad maravillosa que tenemos. Si la corrupción se lleva algo concreto, la ideología se lleva algo a lo que sólo se le da valor después que se pierde, que es la libertad que tenemos en este momento” y sentenció: “Dios por encima de todos”.

(Fuente: Sebastian Abrevaya para pagina12.com.ar)

< Tel. 3755 523242>
Compartir

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *