Advertencia del FMI al Gobierno argentino: Temen que la dolarización por las elecciones dispare el tipo de cambio – Afirman estar «decepcionados» por la inflación

El organismo que comanda Lagarde, dijo que el tema electoral, podría plantear dudas sobre la capacidad del gobierno para alcanzar sus objetivos fiscales y alertó por las implicancias del proceso electoral en la Argentina, en un extenso paper divulgado luego de haberse aprobado la tercera revisión del acuerdo. A pesar de todo, aprobó el desembolso de u$s10.870 millones para contener al dólar. La advertencia del FMI al Gobierno por la inflación, reza: “Los resultados han decepcionado”

 

-Los detalles del comunicado:

El organismo de crédito dijo que «las elecciones nacionales de octubre representan los riesgos más visibles en el corto plazo». «Los candidatos presidenciales se anunciarán en junio, a partir del inicio de la carrera electoral y el sondeo de intenciones electorales. Esto podría aumentar la ansiedad del mercado, potencialmente alimentando una dolarización mayor que la esperada y salidas de capitales que, a su vez, debilitarían el peso y crearían preocupaciones sobre la dinámica de la deuda y las fuentes de financiamiento presupuestario», dispara el FMI.

Además advierte que una recesión más profunda que la esperada, o la incapacidad de reducir la inflación, «podría debilitar el apoyo público al programa de ajuste». Este sentimiento, advierte el FMI, podría a su vez alimentar la dinámica electoral, algo que se podría sumar a un empeoramiento del sentimiento global hacia los mercados emergentes. Todo esto podría reforzar las presiones del mercado con la Argentina.

 «Las próximas elecciones nacionales representan una importante incertidumbre. Las incertidumbres políticas han creado, en el pasado, un cambio en las preferencias de los inversores, alejándose de activos en pesos y presionando sobre la moneda. Las elecciones podrían plantear dudas sobre la capacidad del gobierno para alcanzar sus objetivos fiscales», suma el FMI.

Y dice que para mitigar estos riesgos, se requerirá de una ejecución «firme del plan de políticas del gobierno y una clara comunicación tanto con los mercados financieros como con el público en general». «Dada las grandes necesidades de financiamiento que tiene la Argentina, será importante asegurarse contra la incertidumbre del mercado que se siguen extendiendo los vencimientos de la deuda.

Otros temas que tocó el Fondo con respecto a la Argentina, más allá del electoral, es obviamente el fiscal. Si bien se mantienen con la meta establecida, temen por la caída de la recaudación.

De hecho, las proyecciones de ingresos fiscales para 2019 fueron revisadas a la baja por parte el Fondo. «Decepcionantes ingresos por impuestos en los últimos meses sugieren que la débil actividad económica y las dificultades de la administración para cobrar impuestos hacen que las previsiones anteriores sean optimistas», dicen. El pronóstico de ingresos para 2019 fue reducido en un 1,7% del PIB.

 

El staff del Fondo incluso recomendó medidas contingencia en caso de ingresos por impuestos sigan cayendo. Ante esto, dice el organismo, las autoridades argentinas señalaron que, dado un margen de maniobra limitado durante el año electoral, las reducciones en el gasto de capital son probablemente la única opción. El staff  recomendó que deberían identificarse medidas de contingencia para apuntalar el tema fiscal.

Estos, según sugirió el Fondo, podrían incluir (i) reducciones más profundas en los subsidios económicos; (ii) la eliminación de un rango de exenciones de impuestos; (iii) un aumento en el IVA  que se aplican a ciertos bienes y servicios seleccionados; y (iv) mejorar el cumplimiento tributario.

«Las autoridades, sin embargo, consideran que esas medidas requieren cambios en la legislación que son poco realistas en un año electoral», se advierte en el paper.

La contraoferta del Gobierno, según el paper del Fondo, es que habrá nuevas medidas que ya se están considerando para mejorar el cumplimiento tributario a medio plazo. «El plan es un punto de referencia estructural para junio de 2019 y debe incluir medidas para abordar las principales deficiencias en la administración tributaria», dice el organismo de crédito.

 

 

 -Otros puntos relevantes del paper del Fondo, con respecto a la evaluación que hacen de la Argentina, es la siguiente:

-Las políticas de las autoridades están ayudando a estabilizar la macroeconomía. La adopción del nuevo marco de política monetaria ha traído estabilidad al peso. Sin embargo, la inflación está aumentando y es probable que se mantenga en niveles altos durante todo el año, lo que refleja los aumentos planeados en las tarifas de servicios públicos así como un fuerte crecimiento del salario nominal. Es probable que la inflación termine el año en torno al 30 por ciento interanual.  Los salarios reales más altos y el repunte de la producción agrícola deberían apuntalar una recuperación de la economía.

-Los ingresos fiscales más débiles requieren una restricción de gastos adicional para alcanzar los objetivos fiscales del 2019. Existen planes de contingencia para permitir que el gobierno logre un déficit primario cero a finales de año. No obstante, los riesgos para la perspectiva fiscal son considerables. Los esfuerzos para frenar el gasto primario en la primera mitad del año serán claves para lograr la meta fiscal para todo el año.

-Se necesita un mayor esfuerzo para proteger a los más vulnerables del impacto de la recesión económica. La profunda recesión y la alta inflación están elevando la tasa de pobreza. La distribución anticipada de las autoridades del aumento de los beneficios de AUH para el año debería ayudar apreservar el poder adquisitivo de los beneficiarios y las autoridades deberían aprovechar para aumentar el gasto en programas sociales.

-Permitir que el marco de política monetaria funcione plenamente será crucial para reanudar las expectativas de inflación y reconstruir la credibilidad del BCRA. El compromiso de ampliar el crecimiento de la base monetaria a cero hasta noviembre, junto con el anuncio de una reducción en la actualización de los límites de la zona de no intervención, señala la determinación del BCRA de contrarrestar presiones inflacionarias. Una nueva carta orgánica que fortalece la independencia del BCRA y mejora la autonomía operativa debería aumentar la confianza en el ancla nominal del banco central.

-La aplicación constante del plan económico será esencial para tranquilizar a los mercados financieros y consolidar el retorno de Argentina a la estabilidad macroeconómica. El staff del Fondo apoya la solicitud de las autoridades para completar la tercera revisión bajo el Acuerdo Stand-By.

(Fuente: iprofesional.com)

Compartir

También te podría gustar...