BRASIL – Escándalo de corrupción involucra al hijo del presidente Bolsonaro y a sospechosos del asesinato de Marielle Franco

 

Nuevas revelaciones complicaron la situación de Flavio Bolsonaro, el hijo mayor del mandatario brasileño, investigado por recibir sospechosos depósitos de dinero, cuando era diputado de Río de Janeiro. En el marco de esa causa, se conoció que la madre y a la esposa de un miliciano prófugo, buscado por sus presuntos vínculos con la muerte de la concejal Marielle Franco, integraron el equipo de trabajo del senador electo.

 

El caso de los giros de dinero entre los asesores de Flávio Bolsonaro ha alcanzado otro nivel, gracias a recientes revelaciones que lo relacionan con los principales sospechosos de asesinar a la concejal Marielle Franco, en marzo del año pasado. El hijo mayor del presidente de Brasil se ha visto salpicado en un caso que investiga movimientos bancarios sospechosos de Queiroz, un policía militarizado que fue empleado suyo durante su etapa como diputado regional de Río de Janeiro y que fue cesado de su cargo el pasado octubre.

 

La sospecha del Ministerio Público sobre Flávio, diputado regional por Río de Janeiro y elegido senador por el mismo estado en las últimas elecciones, tiene que ver con el hecho de que los traspasos se hacían siempre en las fechas en que se pagan los sueldos de los asesores parlamentarios, y con montos muy similares a esos pagos, lo que podría configurar que el diputado cobraría una parte de esos sueldos de algunos de sus ocho asesores para mantenerlos en su equipo.

 

Sin embargo la investigación tuvo derivaciones inesperadas cuando se supo que dos de las personas registradas como parte del equipo de trabajo de Flávio Bolsonaro son Raimunda Veras Magalhães y Danielle Mendonça da Costa Nóbrega. Raimunda es la madre y Danielle es la esposa de Adriano Magalhães da Nóbrega, un ex-capitán de la Policía Militar de Río de Janeiro que hoy es sospechoso de ser el hombre fuerte de una milicia de las más peligrosas del Estado, llamada Escritório do Crime (“oficina del crimen”), organización a la que se atribuye el asesinato de la concejala socialista Marielle Franco.

 

Por orden del Ministerio Público de Río de Janeiro, la policía realizó hoy una serie de allanamientos con órdenes de captura de varios líderes de milicias sospechadas de estar detrás de varios homicidios. Uno de los buscados era el excapitán de la policía militar Adriano Magalhães da Nóbrega, hombre fuerte del grupo “Oficina del Crimen”, que los investigadores creen estuvo detrás del asesinato Franco, el 14 de marzo del año pasado, cuando regresaba en auto a su hogar después de un evento público.

 

 

 

Aunque Magalhães da Nóbrega no fue hallado, se descubrió que su madre, Raimunda Veras Magalhães, y su mujer, Danielle Mendonça da Costa da Nóbrega, ocuparon en los últimos años, y hasta noviembre último, cargos en el gabinete de Flavio Bolsonaro en la Asamblea Legislativa del estado de Río de Janeiro. Ambas habían sido contratadas por el exasesor Fabricio Queiroz, otro expolicía amigo de los Bolsonaro que ya había traído fuertes dolores de cabeza a Flavio Bolsonaro: el mes pasado se reveló que en 2017 el exasesor había movido unos 1,2 millones de reales en sus cuentas cuando ni su salario ni su patrimonio se correspondían con esa cantidad de dinero; una de las transacciones fue a Michelle Bolsonaro, actual primera dama. Aunque fue llamado a declarar por la Justicia, Queiroz adujo razones médicas para evitar presentarse hasta ahora; en tanto, el presidente explicó que el dinero pagado a su esposa había sido como parte de la devolución de un préstamo.

(fuente: Misiones On Line)

Compartir

También te podría gustar...