AGRO y POLÍTICA – Alerta para reflexionar en el debate por las semillas transgénicas en Misiones – Voces de: la Nación, la Provincia y los productores

En un artículo difundido este martes, el doctor en derecho y profesor de Derecho Ambiental (UCSF – UBA) y miembro del Instituto de Derecho Ambiental de la Asociación Argentina de Justicia Constitucional, Leonardo Villafañe, con sólidos argumentos jurídicos y ambientales cuestiona la utilización de semillas genéticamente modificadas y llama la atención especialmente a Misiones, sobre su utilización.

En ese sentido destaca las acciones desarrolladas por el derecho cuando “una visión puramente economicista devenga en un daño ambiental con consecuencias funestas para esta y futuras generaciones”, para referirse al denominado “principio precautorio” que invierte la carga de la prueba y quien debe demostrar que una actividad o un producto no producen daño es quien lo pretende introducir al mercado.

Agrega Villafañe que “esto es lo que pasa con los transgénicos. Existen dudas razonables acerca de los efectos nocivos sobre el ambiente, la alimentación y la salud de los pueblos. Es lógico -jurídico y socialmente- recurrir al principio precautorio hasta tanto no surja la convicción y el consenso científico sobre la inocencia  de los transgénicos”.

Agrega en otros párrafos que “no existe certeza científica sobre los efectos de los transgénicos pues se mantienen dudas respectos de la influencia sobre las alergias y las transferencias genéticas a los seres humanos, a animales y hasta a otros alimentos (Outcrossing), todo ello conforme la misma OMS. Creemos que incluso hay más”.

La mirada exclusivamente económica que hacen desde la Nación adolece justamente de una perspectiva integral que requieren los problemas vinculados a la sustentabilidad: un análisis ambiental, social y económico. Ésta mirada sesgada no alcanza, los problemas ambientales son complejos, holísticos, a modo de sistema”.

Además la Nación debería explicar que no es lo mismo producir en la zona de la Pampa Húmeda que en una tierra donde abundan bosques nativos, cursos de agua y la mayor biodiversidad del país. Un daño ambiental (que por definición es prácticamente irreversible)  es claramente mucho más grave en Misiones que en cualquier lugar del país”.

Más adelante, luego de consideraciones internacionales sobre los transgénicos, los agroquímicos y las empresas que los producen, Villafañe agrega que, “me sumo a la necesidad de discutir esta cuestión profundamente, comparto y apoyo la preocupación fundada de la Secretaría de Estado de Agricultura Familiar de Misiones  y solicito aplicar el principio precautorio, que por imperativo de la CSJN (Fallo “Salas”) constituye una obligación extendida a todos los funcionarios públicos, por cuanto no está comprobado científicamente que los transgénicos no generen daños ambientales, a la salud y a la vida de los ciudadanos”.

El objetivo es el mismo: “lograr la seguridad alimentaria sostenible. Es importante entonces que se tengan presente los intentos locales para lograr medios innovadores que puedan asegurar alimentos sanos y producciones limpias. Cuando ello no está avalado certeramente por la ciencia es necesario y obligatorio recurrir a la cautela y la prudencia pues la potencialidad de un daño ambiental es de gran alcance”.

 

 

-Agricultura Familiar de Provincia y Nación plantearon diferencias por el maíz transgénico y su producción en Misiones

El debate instalado en Misiones, respecto del desarrollo de cultivos de maíz de alta producción en suelo misionero, por parte del área de Agricultura Familiar de Nación, continúa generando disidencias, ya que la secretaria de Agricultura Familiar de la Provincia, Marta Ferreira y el responsable del área nacional en Misiones, Jerónimo Lagier, fijaron su posición desde ópticas diferentes y prácticamente enfrentadas.

Ferreira enfatizó que el maíz transgénico, “no es compatible con la soberanía alimentaria, porque puede echar a perder las variedades criollas y nativas que tenemos en nuestro territorio y lo que nos interesa como política es poder sostener lo que podamos de semillas propias”. Agregó que desde su área van a mantener la postura, “porque si vamos a depender de semilla de afuera y de grandes empresas la soberanía alimentaria no se puede lograr”

Mientras que Jerónimo Lagier sostuvo que lo que se está buscando con este proyecto es la rentabilidad de productor, “lo que hacemos es tratar de darles herramientas a los productores para mejorar su rentabilidad”. El funcionario nacional se mostró sorprendido por la postura de Ferreira porque consideró que es un  tema que se viene hablando abiertamente, destacando que es un tema que lo habló con el Gobernador (Hugo Passalaqcua), el ministro de Agricultura (José Luis Garay) entre otros funcionarios, “el ministerio a través de créditos internacionales ha propiciado la expansión del cultivo de maíz con inversiones que se hicieron”.

 

-Otras voces:

El titular de la Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones, Adrián Luna Vázquez, sostuvo que está de acuerdo en el proyecto de transformar proteína vegetal en proteína animal, pero que por la forma en que está presentado lo ve más como una expresión de deseos que algo factible de realizar considerando varias situaciones particulares de la provincia de Misiones, como la extensión a plantar y otras particularidades de clima y topografía.

Respecto al maíz transgénico no lo considera una alternativa a desechar porque si garantiza rinde y volumen también es rentable y “todos estamos de acuerdo en querer mayor rinde y rentabilidad de nuestras producciones”, pero no lo ve como una posibilidad concreta en el corto plazo.

 

(fuente: Misiones On Line)

< Tel. 3755 523242>
Compartir

También te podría gustar...