• Desde San Vicente (km 976 de RN14), en el corazón de la provincia de Misiones, el punto nordeste de la República Argentina, abrazamos a todos y agradecemos sinceramente ese acompañamiento a nuestro medio. Intentamos servir dignamente a nuestra comunidad y estar a la altura de lo que requiere la sociedad, para este tipo de enlaces comunicacionales. Detrás de nuestra propuesta, hay una historia de anécdotas, sueños, anhelos, metas cumplidas y otras por alcanzar, pero fundamentalmente de mucho esfuerzo, de familia y colaboradores, que nos acompañan sin miramientos y de la mano de la experiencia de casi 40 años en estas lides, del Director-Propietario: Ricardo Ramos. Muchas gracias, por elegirnos y los invitamos cordialmente a dejar una impresión y así, ayudarnos a mejorar cada día.-
  • ESCUCHANOS En Vivo! Dale Play en tu PC o Celular Android

FÚTBOL – FIFA: Mundial Rusia 2018: Se utilizará el Estadio más caro del mundo

La municipalidad de San Petersburgo desvió dinero del presupuesto para pagar los 1.500 millones de dólares. El Estadio acogerá no sólo el partido inaugural y la final de la Copa Confederaciones, sino una de las semis del Mundial en 2018 y partidos de la Eurocopa en 2020.

Diez años de interminables obras, escándalos de corrupción, problemas de impagos y un desorbitado coste que lo convierten, con permiso de Wembley, en el estadio más caro del planeta: es el San Petersburgo Arena.

Todo empezó en 2007 -Rusia aún no había recibido el Mundial- cuando el Ayuntamiento de San Petersburgo puso la primera piedra de un estadio diseñado por el arquitecto japonés Kise Kurokawa a imagen y semejanza del Toyota Stadium de su país.

Las cosas se torcieron cuando Kurokawa falleció ese mismo año, pero nadie esperaba que las obras se dilataran durante una década, ni siquiera el zar el fútbol ruso, Vitali Mutkó, quien entonces aseguró a Efe que en dos años sería inaugurado.

Los continuos retrasos, los cambios de empresa constructora, el uso de mano de obra esclava -obreros norcoreanos-, el aumento del aforo -de 40.000 a 70.000 asientos – y el incremento disparatado de los costes ensombrecieron un proyecto que el Gobierno ruso no dudó en calificar de “desgracia” para el país.

El Ayuntamiento incluso tuvo que desviar para el estadio dinero del presupuesto municipal destinado a la construcción de escuelas, hospitales y guarderías. A esto se sumó la devaluación del rublo, lo que obligó a la empresa constructora a admitir que no podía asumir los costes del proyecto, lo que obligó al presidente ruso, Vladímir Putin, a tomar cartas en el asunto.

“Es una historia muy triste”, reconoció Putin al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no en vano la construcción del estadio de su ciudad natal ha llevado más tiempo que la del coliseo de Roma, que se completó en sólo 8 años. (minutouno.com)

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *